¿CÓMO DEBEMOS LAVARNOS LAS MANOS?

PARA QUE EL LAVADO DE MANOS SEA MÁS EFICAZ

Debe hacerse correctamente sin descuidar ninguna de sus fases
En el tiempo adecuado: unos 50-60 segundos en total, siendo de ellos 20 segundos los del frotado
En el caso de niños o cuando tenemos las uñas muy sucias o largas es recomendable el uso de un cepillo de uñas
Con 2 elementos básicos -el agua y el jabón o gel- y un sistema de secado (toalla en casa, papel o aparato de secado por aire fuera de ella)
unspecified-3

Leer más

1

Mojarse las manos: Antes del jabón o gel hay que preparar las manos humedeciéndolas El agua puede ser fría o caliente, para el lavado de manos habitual no hace falta que sea caliente El grifo puede cerrarse luego, ya que no necesitarás el agua hasta el aclarado

Enjabonarse las manos: Sobre las manos bien mojadas, aplica el gel o jabón. Puede ser cualquier jabón o gel, no hace falta que sea especial o antibacteriano pues no añade nada al lavado de manos habitual de personal no sanitario. Haz espuma suficiente para que luego puedas frotarte bien las manos.

Frotarse al completo las manos: Esta es la fase que suele descuidarse más. Hay varias técnicas, pero lo importante es que no descuides ninguna parte de las manos. Un correcto frotado debe incluir:

– Palmas de ambas manos.

– Dorsos de ambas manos.

– Todos los dedos, de arriba abajo, incluyendo los pulgares.

– El espacio entre los dedos.

– Las uñas, tanto la superficie como debajo de ellas, especialmente si las manos están muy sucias, tienes las uñas largas o en el caso de niños, para lo cual un cepillo de uñas es útil.

– Muñecas.

El frotado correcto implica al menos 20 segundos, lo que se tarda en cantar Cumpleaños Feliz.

Aclararse bien: El aclarado con agua –caliente, fría o templada, es igual- es básico para arrastrar el jabón o gel con la suciedad. Si no se aclaran, la suciedad continúa en las manos.

Secarse correctamente: Tras el aclarado, hay que secarse completamente las manos. La humedad es el ambiente ideal para bacterias. El secado en casa puede hacerse con una toalla de tela (que debe cambiarse en función del uso que le damos, personas que usan la toalla, etc.) Fuera de casa, en los lavabos públicos, el secado debe ser con toalla de papel o sistema de aire.

Leer más

1

Hacerlo demasiado rápido: No dedicamos tiempo suficiente al lavado de manos, haciéndolo ineficaz y algo formal que no sirve. Son 20 segundo al menos de frotado para cubrir bien toda la mano y un total de 40-60 segundos si aclaramos y secamos bien las manos.

Descuidar u olvidar algunas zonas de las manos al frotárselas:El lavado de manos pierde su eficacia si no frotamos con agua y jabón todas las partes que componen la mano: palma y dorso de ambas manos, los 10 dedos incluyendo los pulgares, el espacio entre los dedos, uñas (superficie y debajo de ellas) y muñecas.

Escasa frecuencia del lavado de manos. Teóricamente “todos” sabemos que tenemos que lavarnos las manos en momentos como tras ir al cuarto de baño y antes de comer. Esto implicaría que al menos nos las lavásemos 6 veces diariamente (por las 3 visitas que diariamente solemos hacer al baño y las 3 de las 3 comidas diarias). Sin embargo… ¿Cuántos de nosotros nos lavamos las manos 6 veces al día?…

No utilizar jabón o no aclararse las manos. El lavado de manos solo con agua no es eficaz. Es el agua en combinación con el jabón o gel lo que limpia las manos si se frotan bien y luego se aclaran completamente. Un mal aclarado impide que la suciedad desaparezca además de resecar las manos.

Secarnos mal las manos: Los gérmenes aman la humedad. Por eso, no es una buena idea no secarnos las manos bien. En casa, una toalla es adecuado. Fuera de casa, papel o secado por aire. El recambio de tollas de tela en casa debe ser acorde a su uso. Las tollas de tela deben ser individuales si hay enfermos, en el caso de bebés y, muy recomendablemente, de ancianos.

Leer más