LAVARSE LAS MANOS EN CASA Y EN FAMILIA

Lavarse las manos es fácil en nuestro entorno doméstico porque en los países desarrollados solemos tenemos cerca un lavabo con agua y jabón.

Es en la familia donde aprendemos a lavarnos las manos y su importancia, además de que es en ella donde cuidamos a niños o ancianos y donde preparamos alimentos.

El  ejemplo que damos como padres o madres es el mejor modo de que los niños entiendan la  importancia de lavarse las manos.

Cada vez que llegamos a casa deberíamos de lavarnos las manos , así como antes y durante la preparación de alimentos , si cambiamos los pañales a un bebé o frecuentemente si cuidamos de bebés, ancianos o enfermos, y tras tocar tierra  o tras tocar a nuestras mascotas, limpiar sus heces o los objetos que están en contacto frecuente con ellos.

LAVARNOS LAS MANOS AL LLEGAR A CASA 

Es una buena costumbre lavarse siempre las manos al llegar a casa:

tickEsto debe ser un hábito, pero además es especialmente importante cuando se ha podido estar en contacto con personas enfermas, se ha viajado en transporte público o se ha estado en espacios cerrados con mucha    gente,también si tenemos niños, bebés o personas enfermas en casa

tickLos niños al llegar de la guardería o del colegio deberían lavárselas siempre y, si hay menores de 2 años o ancianos  en casa, muy especialmente antes de tocarles, sobre todo si estamos en la estación de infecciones respiratorias

Toallas, instrucciones de uso:

  • Los bebés deben tener su propia toalla, igual que las personas enfermas y, en su caso, los ancianos.
  • La toalla del lavabo se cambia según el uso que le demos y las personas que la usen
  • Paños de cocina con los cuales a menudo nos secamos las manos deben cambiarse también con frecuencia (2 veces por semana como término medio)

CON NIÑOS 

tickSi eres padre o madre, enseña a tus hijos e hijas a lavarse las manos tras ir al baño, antes de comer o de que te ayuden  a preparar la comida o poner la mesa y también tras tocar animales o tierra

tickPara que los más pequeños lo hagan  es muy importante el ejemplo que padres y madres den,  así como enseñarles a hacerlo correctamente desde pequeño. Te damos algunas ideas de cómo facilitarles este hábito:

 

  1. Lávate las manos con ellos mientras sean pequeños para asegurarte que lo hacen bien y, muy especialmente, tras utilizar el inodoro y cuando ellos empiecen a hacerlo solos en el orinal: del mismo modo que les enseñas a utilizar el papel higiénico debes enseñarles el lavado de manos.
  2. Coloca un taburete o algún tipo de ayuda para que lleguen al lavabo y al grifo, así podrían ir haciéndolo ellos solos poco a poco.
  3. Si es posible, ponles un jabón cuyo color y olor les guste para hacer del lavado de manos algo agradable y que les atraiga.
  4. Aprovecha para que aprendan a utilizar el agua sin desperdiciarla, enseñaras una práctica de higiene y que el agua es un recurso limitado.
  5. Es importante enseñarles también a que dejen el lavabo limpio y ordenado tras el lavado de manos y que lo hagan no sólo en casa sino fuera de ella: así los lavabos “invitarán” a lavarse las manos tanto en el hogar como en la guardería, colegio, etc.
  6. Enséñales a hacerlo correctamente:
    • Primero hay que abrir el grifo para mojarse las manos y no utilizar directamente el jabón sin agua (se gasta más y reseca).
    • Con jabón o gel se frotan bien los dedos y las uñas el tiempo que se tarda en cantar “Cumpleaños feliz.” Con este truco los niños y niñas sabrán cuánto deben tardar en frotárselas. Un cepillo de uñas es básico en un lavado de manos infantil.
    • El grifo debe estar cerrado mientras nos enjuagamos,  así les enseñamos a no gastar agua inútilmente.
    • El aclarado debe ser completo, que arrastre toda la suciedad, las manos deben quedar limpias y sin rastro de jabón alguno. Un buen aclarado hace que dejemos la suciedad en el agua que se va… y no en la toalla donde nos secamos.
    • El secado también es importante, enséñales a secárselas correctamente y a que u buen lavado implica “no dejar la suciedad en la toalla”, sino en el lavabo porque nos las hemos aclarado bien.

Algunos juegos y trucos  que puedes practicar en casa para que el lavado de manos sea más fácil

  • Si tienes varios niños en casa haz un concurso a ver quién se lava mejor las manos y quién deja todo más ordenado y limpio en el cuarto de baño (jabón en su sitio, grifos limpios de huellas y jabón, toalla bien colgada, etc.).
  • Puedes poner una cuadrícula en la nevera con los nombres de todos los miembros de la familia donde se pegan estrellas cada vez que uno se lava uno las manos.
  • Cuenta con la opinión de tus hijos  a la hora de comprar el jabón o gel que más les guste

EN LA COCINA

El lavado de manos al cocinar es un hábito básico y debe ser algo instantáneo que hacemos cada vez que empezamos a cocinar así como durante el proceso.

tickMuy especialmente hay que lavarse las manos antes de tocar alimentos como carne, pollo, pescado o huevos, pero también y siempre tras tocarlos.

La contaminación cruzada es relativamente fácil en la cocina y se produce cuando a través de tus manos (con guantes o sin ellos) o de utensilios “trapasas” microorganismos de un lado a otro: por ejemplo, de la carne cruda de pollo cuando tocas con la mano los filetes que estás poniendo en una sartén … a una ensalada que estás haciendo si no te lavas las manos tras tocar el pollo.

tickEl uso de guantes no implica que no nos lavemos las manos, sino que nos las lavemos a conciencia antes de ponérnoslos y cuando sea necesario mientras cocinamos pues con guantes también podemos promover la contaminación   cruzada

tickAdicionalmente hay que lavarse las manos cuando pones la basura en el cubo o la tocas para dejarla en el contenedor y tras utilizar productos de limpieza de la casa si entramos en contacto con ellos

unspecified-3

Lavado de manos fácil en la cocina: 

  • Ten un dispensador de gel o jabón en la propia cocina, el gel de lavar los platos suele ser agresivo si lo utilizas habitualmente
  • Es importante secarse las manos bien con papel o paño, los gérmenes aman las manos húmedas
  • Si se utiliza un paño de cocina para secarse, recuerda que debes cambiarlo con frecuencia en función del uso (unas 2-3 veces por semana si cocinas habitualmente)
  • Un cepillo de uñas es también útil en la cocina, no sólo en el cuarto de baño y para los niños

Otras normas de higiene en la cocina: 

Junto al lavado de manos, hay otras normas de higiene tanto en la cocina doméstica como si trabajamos en restauración y hostelería:

  • El uso de tablas de cortar específicas para carne, pescado y verduras (sin mezclarlas)
  • La limpieza estricta de cuchillos y no utilizarlos indistintamente para carne, pescado o pollo y verduras sin antes lavarlos bien con agua y jabón  limpiarlos, etc.
  • La limpieza estricta de superficies de trabajo
  • Lavar fruta y verduras siempre antes (no así pescado, pollo, carne y huevos que NUNCA deben lavarse)

EN EL JARDÍN O CON PLANTAS

¿Tienes jardín o terraza o balcón o cuidas plantas de interior?

Recuerda que el lavado de manos es fundamental:

  • Si tocas tierra: la tierra puede tener materia fecal o desperdicios, diversos microorganismos pueden provocar enfermedades
  • si tocas plantas: muchas de ellas son venenosas, por eso lavárselas es una buena práctica
  • Si tocas productos de jardín (fertilizantes, abonos, insecticidas, etc.), dado que muchos de ellos son venenosos.

Junto al riego en el jardín o la regadera puedes tener un jabón o gel y un paño para hacer fácil el hábito de lavarte las manos.

También un gel hidroalcóholico es una alternativa en parques cuando no hay agua y jabón cerca, así como una buena solución para los niños tras jugar con la arena, antes de tomar la merienda, etc. si no hay cerca un lavabo.

CON MASCOTAS Y ANIMALES

Por muy limpios que estén tu perro o gato, tu periquito o la tortuga de tus hijos, el lavado de manos tras tocarles o tocar lo que está en contacto con ellos habitualmente es importante.

Los animales son un foco de microorganismos que pueden producir enfermedades, especialmente a quienes son más vulnerables.

Sin caer en la obsesión, es una buena práctica el lavado de manos si tenemos animales domésticos y, también, por supuesto, tras las visitas a una granja o lugares donde hay animales.

Junto a la limpieza frecuente de jaulas, comederos mantas, lugares donde duermen nuestras mascotas,  etc. es importante que recuerdes siempre que tú y tu familia, y muy especialmente los niños debéis:

  • Lavarse las manos tras tocarles
  • Lavarse las manos tras recoger sus heces o limpiar los objetos y superficies que ellos utilizan (comederos,
  • Lavarse las manos tras tocar sus alimentos