ENTORNOS INFANTILES Y EDUCATIVOS

EL COLEGIO
unspecified-7
CUARTO DE BAÑO
unspecified-8
ENTORNO ESCOLAR
unspecified-9

tickEn la guardería y en el colegio el lavado de manos con agua y jabón debe ser también un hábito frecuente.

tickEs importante que los cuartos de baño tengan las condiciones adecuadas que faciliten que los niños y niñas se laven las manos cuando pueden hacerlo ya por su cuenta, así como para el personal que trabaja en cada centro.

tickAntes de comer todos los niños y niñas deberían ir a lavarse las manos y ser enseñados en este sentido, siendo un hábito que todos hacen y que sus profesores o educadores les recuerdan.

tickDe igual modo, el lavado de manos con agua y jabón es fundamental tras ir al inodoro. Tras el recreo o descanso y, muy especialmente, si se juega en un jardín o patio, los niños deben lavarse las manos.

tickEn la época invernal, cuando las gripes y las bronquiolitis son más frecuentes, hay que promover un lavado de manos más habitual y enseñar a los niños a hacerlo o recordárselo cuando son mayores si se llevan la mano a la boca al estornudar, toser, etc.

tickAcompañarles cuando son muy pequeños al lavado de manos es importante y un momento estupendo para que aprendan a lavarse las manos con agua y jabón correctamente, especialmente cuando todavía no van al inodoro solos como ocurre en los primeros años de guardería.

 

 

 

• Los cuartos de baño sucios, los lavabos en malas condiciones, no invitan a su utilización, por eso, lo primero, es que todos en el centro colaboren en la medida de sus posibilidades a que estén limpios y agradables

• El centro debe de vigilar dichas condiciones para que sean las correctas: existencia de jabón, lavabos fáciles de acceder a los más pequeños (a su altura), sistemas de secado por aire o papel más recomendables en lugares colectivos donde no son higiénicas las toallas de tela, etc.

• El mantenimiento es importante, pero no sólo es cuestión del centro y, en ese sentido, los niños deben ser animados a colaborar y dejar el cuarto de baño en buen estado, del mismo modo en que a ellos les gustaría encontrarlo

• Hacer concursos de manos limpias entre los niños y niñas cuando son pequeños, enseñándoselas a lavar como un juego y a dejar el cuarto de baño limpio y en orden también como un reto entre distintas clases y grupos.

• Explicando a los niños y niñas por qué nuestras manos son “el transporte” por el que pueden viajar gérmenes, virus y bacterias que transmiten enfermedades y cómo el lavado de manos con agua y jabón lo evita.

• Enseñando a los niños y niñas cómo en otros países el acceso a agua corriente y jabón dificulta el lavado de manos y haciéndoles conscientes de la importancia que esto tiene y sensibilizarles al respecto.